‘LA INADAPTADA’ PATRICIA TORRES

‘LA INADAPTADA’ PATRICIA TORRES

Decía Krishnamurti, el pensador indio, que no es signo de buena salud el estar bien adaptado a una sociedad profundamente enferma. Por supuesto que nuestra adaptación, como especie, nos ha ayudado a sobrevivir. Pero, ¿nos conformamos con sobrevivir? ¿O queremos VIVIR?

Probablemente si gastásemos la misma energía en ahondar en nuestro autoconocimiento (tanto de individuos como de especie), en lugar de adaptarnos a las exigencias de la sociedad con uñas y dientes, podríamos lograr una existencia más plena. Más feliz o menos, es otro cantar.

Estas reflexiones, sin duda, las domina mejor Patricia Torres. Hemos tenido la oportunidad de compartir una charla con esta intelectual de Baza y Caniles (sí, ambas), que firma sus obras bajo el pseudónimo de La Inadaptada.

Una de las últimas ilustraciones de ‘La Inadaptada’

‘Un dolor que te destruye es un dolor que te hace crecer

La Íbera: Patricia, has sido profesora de teatro y cine durante más de 20 años. Se dice pronto. Lo sabemos porque lo hemos visto en tu web. A la par de tener muchísima experiencia, tu espiritu es amigable y puro, como el de quien no ha conocido el dolor. ¿Cómo lo haces?

Patricia Torres: Mi vida no ha sido un campo de rosas. He conocido el sufrimiento a lo largo de mi vida, muchas veces de manera muy intensa. He vivido muy de cerca la soledad, el miedo, el abandono. Pero, gracias a eso, he aprendido que un dolor que te destruye es un dolor que te hace crecer, que el corazón se te abre a lo auténtico y a tomar consciencia de ‘quién eres’ realmente y ‘para qué’ has venido aquí.

¿Cómo lo hago? Simplemente me nace ser empática con los demás. No me gusta ver sufrir a nadie -cada vez menos. Aunque a veces, por esta actitud, me tomen ‘por tonta’.

‘Nadie encarna para sufrir’

Enseño aquello que más necesito aprender

L.I.: Con este mensaje, con seguridad eres (porque, aunque no ejerzas en la actualidad, eso se lleva dentro) una de esas profesoras que dejan una huella imborrable en l@s jóvenes para toda su vida. La generosidad de personas como tú nunca morirá gracias a ese legado. En tu caso, ¿qué ejemplos tuviste que te inspirasen el ‘quiero enseñar lo que sé’?

P.T.: En cuanto a lo de dejar huella en mis alumn@s, pues no lo sé. Eso se lo tendríamos que preguntar a ell@s. La verdad es que, desde mi experiencia, me he llevado algunas decepciones. Sobre todo con l@s más allegad@s. Porque siempre he puesto toda mi energía en motivarl@, en que sean crític@s con la sociedad, en transmitirles buenos valores, en subirles la autoestima y acompañarl@s en lo que fuera (aparte de los buenísimos momentos que pasábamos en las clases). Y, cuando pasan los años, ves que se han olvidado completamente de ti; que piensan en su pasado y tú ya no estás ahí, que te han borrado. Pero bueno, supongo que tiene que ser así.

Con respecto a gente que me ha inspirado: primeramente, mi madre y mi abuelo, grandes referencias para mí. Luego, algun@s profesor@s maravillos@s que tuve en mi carrera. Y, finalmente, en mí y en mi potencial creativo que siempre he tenido a flor de piel.

L@s maestr@s que me inspiran hoy son maestr@s espirituales como María Elena Badillo, Fidel Delgado, Covadonga Pérez-Lozana y, en especial, Emilio Carrillo, que me animan a romper el silencio del que he sido presa por miedo al juicio de los demás.

Otras inspiraciones importantes para mí son María Teresa de Calcuta, Jesús de Nazareth, San Agustín, Deepak Chopra, Elisabeth Kübler-Ross, Carl Gustav Jung, Rudolf Steiner, etc.

Y como alguien dijo: ‘Enseño aquello que más necesito aprender’.

‘Esto no es un beso’

Ser artista me ha brindado tres cosas: muchos quebraderos de cabeza, penalidades económicas y mucho tiempo libre

L.I.: Tu trayectoria es impresionante. Se necesitarían varias vidas para completar todos tus logros. Arte Dramático, formación en Teatro y Cine en la Escénica de Granada y Dirección Cinematográfica en la ECAM (Escuela de Cine y Audiovisual de Madrid), Historia del Arte, Museología… Y actualmente estás estudiando Antropología y nutriendo tu espiritualidad. ¿Cómo consigues organizarte para hacer tantas cosas? ¿Acaso has alcanzado el ‘desdoblamiento’?

P.T.: (Ríe) Todos tenemos la capacidad del desdoblamiento, pero hay que entrenarlo. ¡Yo estoy en ello!

Siempre he tenido inquietud por aprender hasta el punto de convertirme en una fanática de las disciplinas que he abordado.

Ser artista me ha brindado tres cosas: muchos quebraderos de cabeza, penalidades económicas y mucho tiempo libre. Así que siempre he aprovechado ese tiempo para profundizar en temas que me han apasionado, como la Historia del Arte, el Teatro, el Cine, la Literatura y, ahora, la Antropología.

Portada de uno de sus libros, Mujeres en el Agua

Mi estilo ha ido evolucionando según pasaban los años y ahora tiendo a ser lo más sincera posible

L.I.: Últimamente, has publicado dos libros. Ambos, además, ilustrados por ti. Y es que también te has lanzado a las artes plásticas. Tus dibujos son poéticos y emotivos y parecen apelar al subconsciente. No podrían ser menos junto a tus textos. ¿En qué momento de tu vida decidiste reunir tus materiales de Bellas Artes y crear estas imágenes oníricas?

P.T.: Me formé en Artes Plásticas a los 18 años y me especialicé en Dibujo Artístico. Siempre ha sido una de mis grandes pasiones. Mi estilo ha ido evolucionando según pasaban los años y ahora tiendo a ser lo más sincera posible. Bajo la cremallera, miro dentro y luego me pongo a pintar.

Dibujos que cuentan de mí, que sacan mi rabia, mi tristeza y mi alegría. Mi descontento del mundo en el que vivimos. Colores que camuflan mis ganas de llorar, que cuentan mis errores del pasado y del futuro. Presente que queda impregnado en hojas arrancadas de su cuaderno. Dibujos improvisados, colores al azar. La vida concentrada en hojas de papel.

‘Mujer con tatuajes’

Sé que es complicado encontrar textos para l@s niñ@s pequeñ@s, ya que no hay mucho publicado, así que decicí cederlos para quienes estén interesad@s

L.I.: Nos encanta lo que haces y nos gustaría compartir tu tienda con l@s lector@s. Además de tus libros y encargos personalizados en papel y telas (en todos sus soportes posibles), nos ha llamado la atención que también podamos adquirir textos teatrales. ¿Cómo se te ocurrió esta idea?

P.T.: Tengo escritos algunos textos teatrales para niñ@s y jóvenes que también he podido llevar a un escenario y han funcionado muy bien. Sé que es complicado encontrar textos para l@s niñ@s pequeñ@s, ya que no hay mucho publicado, así que decicí cederlos para quienes estén interesad@s. Una única condición: que me nombren como autora.

Ilustración de ‘El Grito del Mapache’

L.I.: Te hemos presentado como ‘La Inadaptada‘. Aunque ya podamos intuirla un poco, ¿cuál es la razón de ese sobrenombre?

P.T.: ‘La Inadaptada’ surgió en un momento clave de mi vida, la crisis más grande por la que he pasado, el cáncer de mama. Esto provocó un antes y un después en mi vida. Ahí fue desde donde empecé a tomar consciencia, conectar conmigo misma y a darme cuenta de que en la vida existe algo mucho más importante que nuestro lado egóico-material. Y, aunque siempre me he sentido inadaptada, fue a partir de ese momento cuando sentí que tenía que dar los pasos necesarios para entender todo esto.

No ha sido un camino fácil, porque es muy complicado desprendernos de todo este sistema de falsas creencias en el que vivimos, de la idea de estar separados que cada vez se hace más evidente, de esta manipulación mediática y, como resultado, este miedo atroz que sentimos por la vida.

Lo contrario a esta red de manipulación se llama Espiritualidad. Y la Espiritualidad es la consciencia de Ser; es conocerse a sí mismo fuera de esta red. La verdadera esencia de ‘quién eres’, ‘de dónde vienes’ y ‘adónde vas’.

Y, por favor, no caigamos en el error de relacionar la Espiritualidad con el mundo (también manipulado) de las religiones. De ahí el sobrenombre de ‘La Inadaptada’, porque me niego a formar parte de un sistema que va contra la naturaleza del ser humano. Soy inadaptada y espiritual.

‘Tu mundo, entre tus manos’

‘Siempre he sentido cosas que no sabía explicar y que, a su vez, me daba miedo expresar

L.I.: Por cierto, decías casi al principio que estabas entrenando el ‘desdoblamiento’ Quizá lo hicieras metafóricamente, pero no podemos dejarlo caer ‘en saco roto’. ¿Acaso también eres capaz de inducirte a experimentar este tipo de fenómenos? Nos puede la curiosidad.

P.T.: Esta pregunta podría dar lugar a una conferencia entera (ríe). Es complicado dar una respuesta sin dar la sensación de que se me ha ido la olla completamente.

Pero te diré; desde que me conozco, siempre he sido una persona sensitiva. Es decir, siempre he sentido cosas que no sabía explicar y que, a su vez, me daba miedo expresar. Precisamente, por lo que pensaran de mí los demás. Así que me lo callaba y lo vivía sola.

Aprendí, con el tiempo, a no darle importancia a todos estos fenómenos. Incluso pasé muchos años sin ser consciente de ellos. De vez en cuando surgían, pero ya era toda una experta en desviar mi atención hacia aspectos más terrenales.

Cuando me diagnosticaron cáncer se produjo una revolución ‘reveladora’ en mí y empecé a dar rienda suelta a todo aquello que había aprendido a evitar. Muy poco a poco esto se fue haciendo cada vez más grande, hasta el punto de empezar a tener comunicaciones mediante telepatía con entidades que no son de este mundo.

‘Chica con espiral’

L.I.: Muy curioso. La verdad es que alguna vez hemos sabido de personas que recibían ‘mensajes’, a modo de ‘flash’, sin saber de dónde venían. ¿Cómo era tu caso?

P.T.: Estas comunicaciones se provocaban siempre de madrugada. Y, para que estos mensajes no se me olvidaran, me costumbré a tener una libreta y un bolígrafo debajo de la almohada. Así, de hecho, nació mi primer libro, ‘El Grito del Mapache’, en el que algunos de los relatos corresponden a vivencias que he tenido ‘en otras vidas’.

Ya es momento de abrirme y contarlo a los cuatro vientos’

L.I.: ¿Sigues recibiéndolas?

P.T.: Sí. En esta cuarentena, las comunicaciones han aumentado de manera increíble. Me han dado mensajes para mí, para mi crecimiento espiritual y para toda la Humanidad, que he ido anotando meticulosamente. ¡Tengo ya para otro libro!

No es fácil contar esto imaginando que habrá muchas personas que lo lean. Pero ya es momento de abrirme y contarlo a los cuatro vientos y sin importarme lo que pueda pensar la gente. De hecho, se me ha pedido expresamente que lo haga.

También he hecho viajes astrales y me han permitido ir y sentir el otro lado. Lo que hay más allá de la muerte. En palabras de ‘ell@s’:

‘Dejan entreabierto para que lo percibas. Aunque sea un poco.

Cada vida es una chispa. Para nosotros, es muchísimo tiempo; allí es un intervalo muy corto. Es un cerrar de ojos. Relajarse. Y abrirlos. Y ya ha pasado un mundo.

Todo concentrado en nada’.

Autorretrato de Patricia

‘Tan solo tenemos que aprender a escucharnos’

L.I.: Como escritora, es una suerte que estas palabras lleguen a tu cabeza de manera automática. Much@s harían cola para poder experimentar este fenómeno y conseguir ahuyentar los días y noches carentes de inspiración. ¿Algo reciente de lo que hayas pensado ‘cómo es posible que mi mente pueda generar esto’?

P.T.: Te voy a mostrar un fragmento de esas comunicaciones en esta cuarentena:

22 de mayo, 4:30 de la madrugada

‘La fuente es el mejor pensador. Lo tiene todo dispuesto para que vivas la mejor versión de tu vida, que es, a la vez, la única versión que has venido a vivir en esta encarnación, hecha a medida para ti, la asignatura concreta que has venido a aprender.

Todo encaja como un puzzle. Empieza la experiencia y las piezas están esparcidas por todas partes, como una gymkana. No tienes ni idea, te cuesta mucho recordarlo. Te has separado.

Van apareciendo poco a poco y también aparecen escaparates maravillosos que te atraen. Y te vas olvidando, sin darte cuenta. Te empeñas en encajar piezas que caen en tus manos en sitios que no corresponden y además, te enfadas.

Pero al final, ves el puzzle completado y entonces lo entiendes todo. Y ves las partes que has querido forzar, lastimadas, y te das cuenta y te sonrojas. ¿Cómo pudiste pensar que esa pieza iba allí o cómo fue que despreciaste esa otra porque no te gustaba?

El truco era verlas desde arriba, pero tú las mirabas desde muy cerca y por separado, eras incapaz de ver el conjunto. Pero todo encaja; todo lo que cae en tu mano encaja. Todo.

Confía…

Más allá de tu mente ‘chiquitita’, existe otro sitio en el que todo es posible. Un sitio creativo. Solo tienes que enfocarte.

Pero primero, para y respira. Cierra los ojos. Esta es la puerta de entrada. Ojos cerrados. Mira adentro. No te asustes, es tu casa’.

[…]

‘Girls Free’

L.I.: ¿Algún consejo para quienes te lean y tengan experiencias similares?

P.T.: Que tan solo tenemos que aprender a escucharnos. Tod@s tenemos este don y es cuestión de comprender y comprendernos. De alejarnos de esa imagen falsa que tenemos de nosotr@s mism@s. De perder el miedo a la vida y a la muerte. Somos parte de esa ‘fuente creadora’, somos infinit@s y etern@s.

Estoy desarrollando un proyecto de talleres y charlas en las que podremos trabajar la idea de la muerte

La Íbera: No nos gustaría robarte más tiempo. Seguro que lo necesitas para seguir creando, pero te pedimos un último favor; que compartas con nosotr@s cuáles serán tus próximos proyectos.

Patricia Torres: Lo primero; terminar mis estudios en Antropología. Y, a la par, decir que estoy desarrollando un proyecto de talleres y charlas (que me hace muy feliz) en las que podremos trabajar la idea de la muerte (otro concepto muy manipulado). Y es que yo he aprendido que tener miedo a la muerte es tener miedo a la vida. Y que comprender la muerte es entender la vida. El problema es que esta sociedad está tan hipnotizada que no se da cuenta de que, como decía Epicteto:

‘La fuente de todas las miserias para el ser humano no es la muerte, sino el miedo a ésta’

‘Ofelia’

Sentimos una completa gratitud por las palabras y las imágenes de Patricia. El viaje por su psicología ha sido espectacular. Esperamos poder participar pronto en sus talleres y charlas 🙂

Como hemos hecho nosotr@s, podéis contactar con ella para disfrutar de su arte y/o compartir vuestras experiencias en Instagram / Facebook y desde su página web.

Nuestra transparencia es nuestro fuerte 😉



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *