VISITAMOS LA TIENDA DE AGUSTÍN TELLO

VISITAMOS LA TIENDA DE AGUSTÍN TELLO

En el corazón de Baza podemos encontrar un lugar insólito. Y es que ya no estamos acostumbrad@s a toparnos con artistas valientes que deciden sacar su obra a la calle.

Hablamos de la tienda de Agustín Tello, quien ya tuvo una galería-taller en la Calle de Los Dolores, frente a la iglesia. Tras algunos años de dificultades derivadas de la crisis económica, por fin estrena su propio local, ya colmado de nuevas obras.

Hemos podido encontrarlo en la Placeta Serrano (para que nos entendamos, entre La Solana y El Trébol), bajo el cartel de Tello Ilustración, y así ha respondido a nuestras preguntas 🙂

No sabemos lo que pasará, pero estamos seguros de que queremos luchar por ser felices en lo que hacemos y prosperar, pase lo que pase‘.

La Íbera: Hola Agus, hemos decidido inaugurar La Íbera mostrando tu trabajo. Valoramos mucho esta iniciativa, ya que estos últimos años no han sido demasiado fructíferos para el sector artístico. Afortunadamente, todo apunta a lo contrario; cada vez más los creadores se lanzan a un mercado con clientes que por fin valoran la calidad de vuestros trabajos. Antes de nada, ¿cómo te encuentras en tu nuevo local?

Agustín:Es un local luminoso y sencillo, perfecto para pintar y exponer. Me encuentro muy a gusto, con muchas ganas de trabajar y con una curiosa mezcla de pasión e incertidumbre generadas por mi ansia de desarrollar mi actividad (a pesar de los convulsos tiempos que a todos nos afectan). No sabemos lo que pasará, pero estamos seguros de que queremos luchar por ser felices en lo que hacemos y prosperar, pase lo que pase.

 La ubicación de su galería-taller   

L.I.: ¿Ha sido complicado dar el paso de lanzarte al callejero bastetano?

A.: Siempre es difícil decidirse por un sitio con vistas a la eternidad, y más con tantos locales vacíos que cumplen con las expectativas que uno busca en esta bella ciudad.

Durante años, Agustín ha recreado en sus pinturas La fuente del Alcrebite o Fuente del Huevo, la Alameda, la Plaza e Iglesia Mayor, la calle Casicas, la calle Alhóndiga, la Iglesia de Los Dolores, los Caños Dorados, el cerro Jabalcón o el IES José de Mora (tras su paso por él), así como otros locales como el mítico Bar Siance. Sin olvidar La Dama o El Guerrero de Baza y, por supuesto, las marabuntas del Cascamorras, festividad del 5 de septiembre (que este año, parece, echaremos en falta). Seguro que se nos olvidan un montón más.

Antonio, el dueño del Siance, pillado en la puerta del bar.

‘Hasta lo más cuerdo puede enloquecer en un pestañeo si se le da el punto

L.I.: Te has convertido en todo un embajador gráfico de la ciudad de Baza. Nos es fácil hacernos una imagen mental de los sitios mencionados y reconocerlos en tus pinturas. pero, ¿qué lugar o motivo relativo a nuestra tierra pintarías que nos pudiera parecer inaccesible, extraño, raro, desconocido, pintoresco o loco?

A.: (Ríe) Pues por inaccesible, miles de rincones de la Sierra: grutas, atardeceres bestiales entre las rocas… Por extraño, escenas castizas de la cotidianeidad o caras curiosas llenas de sabiduría. Raras podrían ser algunas de nuestras fiestas locales en algunos momentos debido a su gran carga artística como el Cascamorras. Desconocidas son muchísimas callejuelas, cuevas de la parte alta de la ciudad, detalles de la arquitectura… Pintoresco para mí es todo lo que se sepa observar y pintar que nos haga sentir algo. Y loco, hasta lo más cuerdo puede enloquecer en un pestañeo si se le da el punto.

La Dama de Baza es un motivo común en sus obras, en todos los colores, formatos y estilos

Baza se merece ser lo que fue; un hervidero de gente, alegría y ajetreo constante

L.I.: Siempre has luchado por trabajar tu obra en tu ciudad. ¿En qué momento decidiste quedarte por aquí, en contraposición a la ‘fuga de cerebros’ que ha alejado a las generaciones más jóvenes de sus raíces?

A.: Siempre me gustó Baza. He vivido y aprendido tantas cosas cruciales aquí… Me gustan la energía y sagacidad de sus habitantes. La gente que me importa está aquí y siempre me habría gustado ‘devolverle el favor a mi ciudad’. Baza se merece ser lo que fue; un hervidero de gente, alegría y ajetreo constante. Así la recuerdo cuando era un crío y sueño con, de golpe, poder decir un día ‘¡joder, ahora sí!’.

En ‘El Trébol’ con l@s primer@s clientes de su historia como artista. De nuevo, se han adelantado a los demás en la nueva tienda. ‘We have his paintings in our house in England’, afirman (o algo así).

La Íbera: ¿Qué pedirías a los lectores de esta entrevista? Relátanos tu ‘manifiesto’.

Agustín: Les pediría que se animaran a embarcarse en alguna aventura empresarial original para dar color y estilo a este sitio, así de sencillo.

El artista en acción

Así se sencillo. Agustín es un ejemplo de la consecución de un sueño. Y su sueño no es otro que trabajar duro en su pasión..

Desde La Íbera apoyamos todo tipo de iniciativas culturales emergentes y lanzamos un hurra por l@s nuev@s creadores. Porque, y según Nietszche:

La vida sin arte sería un error

Podéis contactar con el artista por:


Instagram: @telloilustracion / https://www.instagram.com/telloilustracion/?hl=es

Facebook: Agustín Tello / https://www.facebook.com/doorsfanatic



2 pensamientos sobre “VISITAMOS LA TIENDA DE AGUSTÍN TELLO”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *